Entrevistamos a Iván Renedo

Muy buenas Iván, encantado de entrevistarte, ¿Cómo fueron tus comienzos encima de un patín?

Empecé en el barrio de Carabanchel que era el barrio de mis abuelos por parte de mi madre, y pasaba mucho tiempo allí por cuestiones de trabajo de mis padres. Tendría seis o siete años y básicamente nos tirábamos sentados por las cuestas y empezábamos a enterarnos de que se podían hacer trucos con el patín, y ya desde ese momento se convirtió en mí “juguete” favorito, no quería hacer ni probar otras cosas. Siempre veía un Sancheski de madera de mi tío que estaba por casa de mi abuela, y hasta que no lo conseguí  no paré de dar el coñazo (risas).

Flip bajando al plano. Fotografía: Esteban Velarde

¿Trucos favoritos e imposibles?

En su momento supongo que sí, tenía muchos trucos pillados como el HalfCab Hell, los Tailslides… A día de hoy volver de una pieza a casa sin haberme jodido es mi truco favorito (risas). Me operaron hará unos cinco años de un tobillo y prácticamente me lo dejaron fijaron, sumado a la artrosis de 3er grado me tomo el patín más chill. El trick que me trajo de cabeza siempre aunque sí logré hacer algunos fueron los Nollie Flips y los Bs Noseblunt.

Backside Wallride Nollie Out. Fotografía: Esteban Velarde

A partir de los 40 años el patín es diferente y el estado físico también, ¿te cuidas o haces algo?

La verdad que aparte de montar de vez en cuando en bici no hago mucho… Aunque debería de hacer más… Intento calentar y estirar un poco, cosa que antes no hacía y por eso seguramente me veo así.

Frontside Kroocks en rail. Fotografía: Esteban Velarde

¿Cuál es la mayor satisfacción cuando patinas?

Pasármelo bien, ¡que es por lo mismo que empecé!

¿Has dejado alguna vez de patinar?

Nunca lo he dejado al 100%. He tenido que estar parado los periodos de lesiones, ¡pero ya! Según los tiempos he patinado más o menos horas en la plaza pero dejar de patinar para siempre es algo que no me entra en la cabeza. A día de hoy patino con cuidado, ya que estoy muy engorilado con mi otra pasión que es trabajar como tatuador, lo cual me ocupa mucho tiempo trabajando tanto en la piel como en los diseños, pintar láminas de flash, etc. Además si ahora me jodiera una mano no podría trabajar…La verdad es que disfruto el tattoo tanto como el skate en cuanto a engorile y respeto por esta profesión. A día de hoy mis trucos son mis diseños y mis tattoos.

¿Diferencias entre en Skateboarding de hace veinte años con el actual?

Desde hace ya años los skaters y el skate es cool, patinan miles de chicos, hay campeonatos retransmitidos en TV… El skate antes era underground y mucho más pobre en todos los aspectos. Todos los que llevamos unos años en esto lo hemos visto. En tema de oportunidades para patinar, sponsors, skateparks y nivel de la peña, es muy heavy lo que ha mejorado la cosa, para bien.

Backside Nose Slide en rail. Fotografía: Esteban Velarde

¿Crees que tu paso encima de un patín dejará rastro?

(Risas) Creo que ninguno, si alguien a día de hoy, con todo lo que hay en las redes  se ve una parte mía y se engorila para ir a patinar le llamaría nostálgico (risas).

¿Un consejo para la gente joven?

¿Consejo? (risas) Igual te digo, no soy nadie para dar consejos. Supongo que le diría a los chavales que calienten y estiren bien para que no acaben como yo.

Frontside Kroocks en rail. Fotografía: Esteban Velarde

¿Si no hubieras montado en un skate?

Pues ni idea la verdad, supongo que me habría lanzado antes a tatuar, porque es la otra historia que me ha llamado la atención de siempre, pero estaba muy centrado en el patín.

¿Algunas palabras?

Si queréis ver algo de mi trabajo podéis seguir mi Instagram @renedo_tattoo

Quiero agradecerte Agustín por contar conmigo en esta iniciativa y en otras que ¡son cojonudas! y a todos los que leísteis esta charla.

Gracias a ti Iván, ¡un placer entrevistarte!

Artículo de Agustín García
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Shopping Cart